111 De la Tradición Oral y Popular al Cuento Infantil

cuento de la abuela

 

2.1.  Desarrollo del cuento Infantil en Europa

 

De acuerdo con la crítica de la literatura infantil, la problemática del cuento infantil ha sido estudiada también por la pedagogía como por la psicología. Las dos áreas que se empeñan tanto en el desarrollo como en el comportamiento del niño y que son indispensables para el estudio de la recepción de un lector infante ante la emisión del cuento trasmitido y contado por un mediador adulto. Este proceso triádico, de emisión y recepción del mensaje, hace parte de una constante en todo el sistema que compone y trasciende el cuento infantil y que en el siguiente capítulo profundizaré.

 

El cuento como género narrativo por excelencia surgió en dos vertientes de la historia literaria: una de carácter literario y la otra de carácter popular, según nos explica Marisa Bertolussi en su libro “Análisis teórico del cuento Infantil“. El cuento popular surgió con el Panchatantra, un relato de origen Hindú y “Las Mil y una Noches” traducido al francés por Antoine Galland; de ahí en adelante surgieron varios cuentos que fueron trasmitidos por la tradición oral y que luego de la evolución del concepto del niño y con la segunda edición de los cuentos de los hermanos Grimm se fue creando aquél genero de la literatura infantil, diferente al cuento literario, que está relacionado al cuento para adultos. Marisa Bertolussi nos hace un acercamiento al cuento infantil como un relato que proviene del cuento popular, pero que a manera de adaptación y recolección se fue omitiendo y estilizando cierto contenido para llevarlo al receptor infantil.

Puesto que lo popular en ese entonces estaba dirigido hacia otra clase de lectores y receptores que, con un lenguaje satírico e irónico, se imponía a modo de denuncia y crítica social del momento. La niñez en el S.XIX todavía no era un concepto en el cual se asociaba al niño, como un ser dotado de exclusividad, por decirlo de algún modo, sino que fue pensado como un adulto en miniatura. Por lo tanto la niñez de ese momento se fue interesando por estos relatos que a su vez se fueron modificando en cuanto a su estilo, pensado especialmente hacia este público infantil.

 

Por ende el relato para niños estuvo marcado por un contenido didáctico y moralizador que escasamente logró desprenderse de éste:

 

“El cuento infantil ofrece una respuesta, una solución, una esperanza; inspira una confianza; el cuento adulto asombra, pregunta, plantea el misterio (…) El cuento literario exige una lectura intelectual, el cuento popular exige una lectura ingenua, consoladora. El niño necesita respuestas.” (Bertolussi, Marisa. P. 68) 1.

 

Sin embargo el concepto de niñez y la inventiva narrativa se fueron  transformando una acorde a la otra. Mientras que se iba superando esta concepción moralizante y didáctica en la educación del niño, la creación de relatos para niños fue de corte lúdico y destinado a la diversión. Por otro lado el desarrollo de una literatura para niños en donde su finalidad fuera la de entretener y divertir, fue un tema que se exploró paulatinamente y mediante la transformación del concepto de niñez. Que a su vez se vio reflejado en la literatura fantástica de la época con los “fairy tales“.

No obstante la fantasía, lo maravilloso y todos estas formas de la narrativa, se puede decir que bebieron del cuento popular y tradicional.

 

Este mismo fenómeno ocurrió aquí en Colombia según nos enuncia Beatriz Helena Robledo2, cuando enuncia el panorama que se presenta en la literatura infantil colombiana de su momento, cuando el libro y los relatos infantiles se muestran con un fin educativo y formal, que poco a poco fueron evolucionando por una nueva generación de escritores y que luego de la modernidad, que se dio en los años del 20 al 30, fueron apareciendo nuevas formas y maneras de contar. Para Beatriz Helena Robledo, la historia de la literatura infantil va unida a un concepto de niñez que ha ido evolucionando a través de los años.

 

El cuento popular que se comenzó a formar en Colombia bebe de varios relatos de la tradición oral que fueron descubiertos por algunos folcloristas de la literatura colombiana y algunos cronistas y escritores, como por ejemplo Tomás Carrasquilla en sus “Cuentos“. Sin embargo uno de los cuentos más representativos tanto internacional como nacionalmente, es el cuento de ElDorado que tiene varias versiones tanto para adultos como para niños. Por otro lado, las fábulas de Pombo también tomaron un carácter nacional y popular en nuestra literatura, aunque a través de los “nany rythms” o rimas infantiles que fueron contando historias de animales. No obstante al tratarse de rimas infantiles, en el término estilístico de su forma literaria, no representa el sentido de cuentos populares como tal, en el sentido como lo explica Marissa Bertoulussi; debido a que se trata de fábulas y no de cuentos como tal.

License

Icon for the Public Domain license

This work (AGRUPACION COLEGIOS RURALES USME ALTO by Todos) is free of known copyright restrictions.

Feedback/Errata

Leave a Reply

Your email address will not be published.